EL CAPITALISMO ES LA SOLUCIÓN PARA LOS MIGRANTES: AMLO

la yuntaPor: Octavio Camelo Rome

FINAL DEL FORMULARIO

Enfundado en la economía política vulgar de la burguesía, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador planteó en la novena reunión trilateral México-Estados Unidos-Canadá, que con la inversión productiva en América del Norte se resuelve el problema de la emigración porque se incrementaría la demanda de mano de obra joven que aportan los países pobres de Latinoamérica, y así se puede abrir un flujo migratorio ordenado.

Es importante seguir el exagerado tono de su argumentación para por enésima vez, dejar en claro que el gobierno mexicano se mueve dentro de un supuesto capitalismo “humanista”.

López Obrador ponderó la firma y ratificación del Tratado de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) porque ha resultado una acertada decisión en bien de sus pueblos y naciones. Ya se olvidaron las pequeñas y medianas empresas familiares que quebraron y que para no morirse de hambre se tuvieron que ir a la economía informal.

En el afán de impulsar el imperialismo norteamericano-canadiense, se lanza contra China, diciendo que: “La integración económica, con respeto a nuestras soberanías, es el mejor instrumento para hacer frente a la competencia derivada del crecimiento de otras regiones del mundo, en particular, la expansión productiva y comercial de China.

No olvidemos que mientras Canadá, Estados Unidos y México representamos 13 por ciento del mercado mundial, China domina 14.4 por ciento. Y este desnivel viene de hace apenas 30 años, pues en 1990 la participación de China era de 1.7 por ciento y la de América del Norte de 16 por ciento.

“De mantenerse la tendencia de la última década, en 30 años más, para 2051, China tendría el dominio del 42 por ciento del mercado mundial y nosotros –Estados Unidos, México y Canadá– nos quedaríamos con 12 por ciento; lo cual, además de ser una desproporción inaceptable en el terreno económico, mantendría viva la tentación de apostar a resolver esta disparidad con el uso de la fuerza, lo que nos pondría en peligro a todos. Por eso, lo mejor, lo más conveniente, es fortalecer nuestras economías, fortalecernos comercialmente en América del Norte y en todo el continente.”

Y se va a fondo: “no estamos produciendo lo suficiente y estamos obligados a importar mercancías de otros países. Es una paradoja que haya tanto circulante en América del Norte y los puertos del Pacífico estén saturados de mercancías procedentes de Asia. Agréguese el impacto inflacionario que eso acarrea. ¿Por qué no podemos producir en América del Norte lo que consumimos? Claro que sí. Es asunto de definición y de estrategia económica regional”.

“Las ventajas son muchas; entre otras, contamos con fuerza de trabajo joven y creativa, con desarrollo tecnológico y con una gran riqueza de recursos naturales; la distancias entre nuestros países nos permiten ahorrar en transporte y existe suficiente demanda en nuestros mercados.

 El consumo per cápita de América es de 18 mil 100 dólares anuales, mientras en Asia es de 4 mil 400 dólares”. Con “per cápita” no se piense que es el consumo real de la población. En fin.

Deja un comentario