NUEVA REESTRUCTURACIÓN EN LA SECRETARÍA DE SALUD DE NAYARIT

398923580_344274194941011_3008755488835650077_nLa Yunta

Por: Oscar Zúñiga

¡Hijo e’ su! No cabe duda que solo falta que digan que por culpa del gobernador Navarro Quintero esta temporada no llovió mucho, digo, porque ahora algunas personas están tirando las piedras y escondiendo la mano, es decir, lo culpan de una venganza en contra de los trabajadores de salud que fueron rescindidos de sus contratos. Pero, como siempre hay un prietito en el arroz.

Y este prietito es nada más y nada menos que la falta de información, primero: hay que recordar que por la falta de médicos especialistas en nuestro país, es muy cierto que fueron contratados médicos cubanos, pero esta contratación la hizo el gobierno federal, ¡ojo!, no el Gobierno del Estado de Nayarit, ya que recordemos también que los empleados de salud son trabajadores federales.

Segundo: dicen que a todos los que ahora basificaron son personas del personal médico, valga la redundancia. Pues bien, no se les olvide que durante muchos años, sí, así como lo señalan, cada gobernante manejaba los servicios de salud a su antojo, incluso algunos usaron esta institución como caja chica para sus futuras pretensiones políticas personales. Fue así como se fueron dando los trabajos de confianza y personal de contrato y hasta uno que otro sindicalizado al  igual como sucedió con los trabajadores de la burocracia.

Pues estas contrataciones formaban parte del pago que hacían los políticos a la gente que les trabajaba en campaña, y claro que estos vaquetones nunca pagan este tipo de servicios con su dinero personal, sino que pagan dando estos trabajos cuyo costo es a costillas del pueblo. He aquí otro problema, pues esta gente de contratos o de confianza queda a merced de que se anulen sus servicios como trabajadores que de antemano saben que tarde o temprano así será.

Tercero: esto que sucedió con los trabajadores de salud es una orden a nivel federal que es quien paga estos salarios y no del estado, por lo tanto, están equivocados en sus ataques al gobernador Navarro Quintero. Y qué lástima que todos los nayaritas durante muchos años nuestra esperanza fue trabajar en el gobierno o que nuestros hijos lo hicieran, pues para los gobernantes que tuvimos, para ellos era más fácil estar dando este tipo de trabajos en el gobierno que crear verdaderas fuentes de empleo donde el gobierno no tuviera nada que ver con los trabajadores.

Quizás por esto Nayarit estuvo en el letargo del progreso, hoy ya las cosas caminan diferentes, y afortunadamente para unos, y desgraciadamente para otros quienes siempre vivieron del presupuesto no quieren hacerse a la idea de que ya Nayarit está en camino del progreso y desechando las malas costumbres que durante 70 años nos impusieron los gobernantes que escogimos, pero que muy pronto solo serán malos recuerdos para los nayaritas. En fin.

Deja una respuesta