Un Nayarit en ruinas

la yuntaPor: Oscar Zúñiga

¡Hijo e’ su! Hizo su primera visita como Gobernador electo el doctor Miguel Ángel Navarro Quintero a Palacio de Gobierno. No hay mucho que decir de lo que platicó con Echevarría García, pero por lógica se deduce que gran parte de esta plática debe de haber sido sobre la entrega recepción del gobierno de Nayarit. Claro que de esto ya hay tema en redes sociales, pues el actual gobierno dejará mucha trama de qué hablar.

Pues en principio de cuentas la mayoría de las secretarías han sido un verdadero fiasco, comenzando con la de salud, secretaría que ha sido denunciada infinidad de veces por el mal servicio y atención a la sociedad y falta de medicamentos, y qué decir del maltrato que le han dado los jefes al mismo personal, y hasta ahora nada ha pasado con los “jefes” recomendados. Y así podríamos ir señalando estas secretarías y direcciones que han sido un total fracaso teniendo al frente a pura gente recomendada e inepta.

Pues esto será lo que encontrará el doctor Navarro Quintero, un barco completamente a la deriva, un estado que es gobernado por amigos, aunque ni idea tengan o hayan tenido de cómo es o cómo se maneja una administración pública, mucho menos conocimiento de la dirección en que los pusieron. Pero sí podemos decir, que fue un cuatrienio de ocurrencias, y aún así, mal logradas. Que hay obras por terminar, sí es cierto.

Pero también hay que recordar, que estas obras no fueron directamente gestionadas por el gobernador en turno, no, pues hay obras que han sido proyectadas y gestionadas por otros gobernadores, pero estas obras pasan por una programación a nivel nacional y la ejecuta el gobernador en turno, y esto no quiere decir la obra sea por gestión de él. Y ¡ojo!, esto para aquellos que despotricaron y lo siguen haciendo en contra del doctor.

Las obras de los hospitales que ahora se ejecutan algunas fueron gestionadas por el doctor Navarro, pues él nunca se ha olvidado de su estado, y más cuando ha estado donde se puede pedir algo directamente. Y entre muchas de sus cualidades, es la de no andar pregonando a los cuatro vientos lo que hace o gestiona para Nayarit, así como tampoco al mismo gobernador en turno le conviene decir esto.

Pero la vuelta a la hoja ya está dada, pues en lo que falta de gobierno, sí es que a Echevarría García le queda por ahí algo de dinero y quiere hacer algo, ya no lo hará, pues ahora ya tiene como pretexto la entrega recepción, que, aunque esta ya se estaba haciendo desde hace un año en algunas dependencias, o sea, los mismos empleados dicen que ya no hacían nada.

Esto es lo que recibirá el doctor Navarro Quintero, un estado completamente en ruinas, pero ahora sí tendremos un timonel que sabe qué es, y cómo es la política, y además sabe cuál puerta tocar para sacar a los nayaritas adelante, claro que esto no lo hará solo, pues todos los nayaritas tendremos que apoyarlo y así entre todos construyamos un futuro mejor para nuestros hijos. Esta es la tarea que se echó a cuestas el doctor al pedir el voto de los nayaritas.

Hay fe en que todos sus proyectos sean realizados, ya que es un hombre que, en su recorrido por todo el estado, no una, sino muchas veces, sabe y conoce muy claramente las necesidades de cada región y qué es lo que esta necesita para sacarla adelante. Y lo mejor, el doctor no es un político improvisado. Por lo pronto ya tiene un compañero de viaje, y esta es una persona que conoce muy bien las necesidades de nuestro estado, que es al igual que el doctor, un hombre noble y leal a las causas justas.

Nos referimos al Licenciado Juan Echegaray, por lo que es muy probable que Echegaray sea el encargado de la entrega recepción del gobierno, esto debido a su experiencia y su capacidad, además de ser uno de los hombres de más confianza del Gobernador electo. Quizás sea dentro de unos días más cunado el doctor comience a dar a conocer los nombres de quienes estarán acompañándolo en su gabinete.

Por lo pronto, ya se vislumbra una nueva luz en el camino para los nayaritas, y esperemos que las rencillas ya queden atrás.

Deja un comentario