DESDE LA PERSPECTIVA DE LA PEJESTROYKA LA ECONOMIA MIXTA

logoPor Octavio Camelo Romero

No es difícil la lógica explicativa que usa Andrés Manuel López Obrador en referencia a la situación de los mexicanos y a su modelo de desarrollo de México. El punto de partida en su razonamiento son los mexicanos en pobreza alimentaria y en pobreza extrema que, dicho sea de paso, constituyen más de la mitad de los habitantes de este país.

A la pregunta ¿Cuál es la causa de que estén pobres? Se responde, desde la perspectiva de la economía capitalista, que la pobreza de la mayoría de los mexicanos se debe, por un lado, a que no tienen un puesto estable de trabajo y, por lo tanto, no cuentan con un ingreso cierto y suficiente de dinero para satisfacer los gastos de la canasta básica correspondiente al nivel mínimo indispensable para una vida digna.

Por otro lado, se alude a que los salarios crecen en menor proporción al índice de la devaluación, lo que provoca la baja de la capacidad adquisitiva de las familias de los trabajadores. En tercer lugar, la pobreza se atribuye a la pérdida de la dinámica del crecimiento económico del país y, en cuarto lugar, al inadecuado manejo de los recursos públicos, a la corrupción de los funcionarios y a la inconveniente distribución del dinero público. Por lo tanto, para resolver el problema de la pobreza en México se tienen que solventar los grandes factores causales.

Las dos grandes tareas de la Pejestroyka son crear empleos suficientes y elevar la calidad de vida de las familias de los trabajadores mexicanos. Para incrementar la creación de más de un millón de puestos de trabajo por año, según la meta, se requieren de inversiones que, según AMLO, deben ser mixtas, estas son, privadas, públicas y sociales.

Las inversiones privadas por lo regular se dan dónde las circunstancias permitan a los inversionistas obtener  ganancias superiores a la ganancia media. Y estas circunstancias van desde las facilidades otorgadas por los gobiernos, federal y estatal, hasta las de los mercados financieros y de bienes y servicios. Las inversiones públicas requieren en primer lugar tener un ingreso fiscal abundante tal que, después del gasto de operación del aparato del gobierno quede un remanente para invertir.

Aquí Andrés Manuel se propone por un lado, acabar con la corrupción y con el dispendio gubernamentales, y por otro, aumentar la recaudación acabando con los paraísos fiscales mexicanos y reordenando las condiciones de las empresas de los capitales transnacionales extranjeros  en el país.

En cuanto a las inversiones sociales seguramente se trata de las ONG`s y de las empresas y proyectos familiares. Sin embargo, lo interesante está en la integración de estos tres componentes que darían un verdadero distintivo al país: la integración de las inversiones privada, pública y social en una sola inversión, la cual sería efectivamente inversión mixta.

Sin embargo, la economía mixta del país devolvería al Estado Mexicano la posibilidad de crear puestos de trabajo en paralelo a los puestos que crearan los privados y los sociales. Más contra lo que se piensa, las inversiones públicas en las empresas tendrían que participar en el mercado financiero y de bienes y servicios como cualquier otra empresa, y participar con precios competitivos, a menos que se vuelva al monopolio del mercado para los productos públicos.

Por lo que respecta al mejoramiento de la calidad de vida de las familias mexicanas, aquí se siente la necesidad de elevar la capacidad adquisitiva mediante la combinación del alza del salario y la baja de los precios de la canasta básica que, en cualquiera de las dos formas, se robustece el mercado interno. En fin.

Deja un comentario