La prensa no es culpable, pero tampoco es intocable

logoLa Yunta

Por: Oscar Zúñiga

¡Hijo e’ su! Hay San Roberto cuando nos dejarás en paz. Hoy haré uso de la facultad que me confiere la Libertad de Expresión en sus Art. Sexto y Séptimo de la Ley de Imprenta plasmada en nuestra Constitución. Pues bien, como todos ya saben que el Departamento del Tesoro Norteamericano, hace unos cuantos días hizo público el estado que guardan sobre el aseguramiento de los bienes del exgobernador Roberto Sandoval en USA y en México, y por esto hay euforia en las redes sociales.

Primero, en las redes sociales se soltaron un montón de pendejos diciendo puras idioteces echándole la culpa a medio mundo y entre ellos a la prensa. Quiero decirles, que soy el dueño y el Director General de este medio informativo. Segundo, todos esos analistas de redes sociales que nos echan la culpa y ellos postean en redes lo que dicen es la verdad, los reto a que con su nombre real y su fotografía manden a esta redacción sus escritos personales y aquí se los haremos públicos, esto para que vean que ser comunicador no es nada más enchílame esta gorda.

Claro que la prensa está consciente de la actuación que han tenido nuestras autoridades, tanto en el sexenio pasado, como en actual, pero la prensa no es autoridad, ni tampoco traemos “guaruras”, somos gente que hacemos nuestro trabajo comunicándole a la sociedad hasta donde llegan nuestras posibilidades de sobrevivencia, pues también tenemos familia que proteger, pero no digan que recibíamos chorros de dinero, pues la verdad, muchos de nosotros con trabajos sobrevivimos el sexenio pasado.

Les recuerdo que la Fiscalía General del Estado, hace unos meses hizo señalamientos de bienes de Roberto Sandoval, pero ¡ojo!, no resguardos de las propiedades, y entre estos señalamientos hubo muchos de varios implicados en el gobierno anterior, pues ahora, en dichas propiedades ya no existen los sellos que se pusieron y estos inmuebles siguen siendo usadas por sus dueños, y repetimos, esa no es culpa dela prensa, porque en su momento se dio a conocer detalle a detalle y propiedad por propiedad de dichos señalamientos.

Que el Fiscal haya flaqueado, eso es otra cosa, pero los señalamientos existieron, y del ex gobernador fueron propiedades millonarias, tan solo en el Fraccionamiento Bonaterra, una sola casa a nombre de su hija estuvo valuada en más de una decena de millones de pesos, dinero que se dijo en su momento por Roberto Sandoval, que un banco le había prestado es cantidad  a su hija para la compra del terreno y construcción de esa mansión.

Podríamos seguir diciéndoles más cosas, pero creo que la mayoría delos comunicadores en estos asuntos tenemos las manos limpias, y esos que aseguran en redes sociales que también nosotros iremos a la cárcel, repetimos, están pero bien pendejos, primero infórmense bien. De sobra se sabe la mierda que brotó en el Poder Judicial, pero desgraciadamente con las nuevas reformas al Código Penal, ahora resulta que los delitos cometidos por estos servidores públicos no son graves.

Creo que todos los que nos dedicamos a la comunicación somos conscientes de nuestra responsabilidad, pero no somos culpables de lo que desde hace más de 25 años viene pasando en Nayarit, esa en gran parte es responsabilidad del pueblo al no fijarse bien al elegir a sus gobernantes. Hoy tenemos un Nayarit con más de 1200 desaparecidos, más de setecientos asesinatos, cerca de cuatrocientas personas que reclaman sus bienes que les fueron despojados en el sexenio anterior, pero repetimos, de esto la prensa no es culpable.

Por último, reiteramos a quién quiera hacer uso de nuestro medio plasmando su verdad, aquí se la publicaremos tal y como lo pedimos líneas arriba, en fin, que bueno que hay quienes se fijan en nosotros, lástima que sus críticas no sean constructivas.

 

 

 

Deja un comentario