LAS CRÍTICAS NEOLIBERALES AL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO DE AMLO

logoPor Octavio Camelo Romero

La fundamental crítica a los críticos y sus críticas al Plan Nacional de Desarrollo, PND, es que desconocen el funcionamiento del capitalismo y por ende, no saben que el régimen capitalista de producción no admite la “planificación” de su desarrollo. Por lo tanto, como dicen los jurisconsultos, esas tesis están viciadas de origen. Sin embargo, reflexionemos sobre ciertos argumentos de las críticas.

Hay quien se queja de inconsistencias y tiene toda la razón. La planificación supone un agente central que determina objetivos, metas a cumplir, recursos, estrategias, medios, tiempos, acciones, etc., y controla los procesos. Y en el capitalismo ni el gobierno ni el Estado tienen esa característica. Más aún, todos ellos funcionan al servicio del Capital.

También se quejan de la carencia de la unificación y vuelven a tener la razón. El capitalismo es un organismo social con grandes contradicciones internas. Desde luego que los intereses de los asalariados no solo son distintos, sino contrarios a los intereses de los capitalistas, etc. Por eso la disparidad de intereses y la lucha antagónica entre ellos.

Como señalamiento de ciertas contradicciones, reproduzcamos parte del artículo de Julio Boltvinik aparecido en la Jornada. “El objetivo central del eje 2, Bienestar, es garantizar el ejercicio efectivo de los derechos económicos, sociales y culturales, y el objetivo 2.1 derivado es Brindar atención prioritaria a grupos históricamente discriminados [la infancia, entre otros] mediante acciones que permiten reducir las brechas de desigualdad.

La estrategia 2.1.1 plantea una “política pública integral dirigida a la primera infancia, que incluye atención en salud, nutrición, educación y cuidados; las estrategias 2.1.2 y 2.1.5 plantean políticas y programas de bienestar y acciones de protección social para, entre otros grupos, niñas y niños. Pero dentro de los programas, el único programa para niños y niñas es el de becas Benito Juárez, dirigido sólo a niños en hogares en pobreza extrema que estudian en escuelas públicas y no incluye, por tanto, la primera infancia.

Dicen los neoliberales que México es autosuficiente en la producción de maíz blanco frijol, huevo y carne de res y, no comprenden por qué el gobierno federal plantea en el Plan Nacional de Desarrollo 2018 – 2024, PND, lograr la autosuficiencia alimentaria en este sexenio”. Y por qué dice que “En 2021 deberá cumplirse la meta de alcanzar la autosuficiencia en maíz y frijol y tres años más tarde, en arroz, carne de res, cerdo, aves y huevos”. Para ellos no cuenta que más del 50 por ciento de los mexicanos se encuentren en situación de pobreza alimentaria. La realidad es que ya no consumimos frijol como antes porque se ha vuelto un producto caro y ha sido sustituido por alimentos chatarra.

Y por si fuera poco, los neoliberales quieren que se entere el mundo de sus negocios a expensa de la miseria de los nacionales. Por ello reclaman y critican que en el documento ni siquiera se haga mención de las exportaciones de vegetales y frutas, como el aguacate y el jitomate, que han posicionado a México en el mercado internacional, básicamente en USA.

Otro aspecto en contra de AMLO está relacionado con los precios de garantía a ciertos productos del campo. Los neoliberales critican que el desabasto a los hogares del Pueblo de México se quiera resolver con “precios de garantía”, pues para ellos, con los precios de garantía del gobierno federal sólo se va a provocar que se siembre más frijol y se caigan los precios para el productor.

Sin embargo exigen que haya una política en el PND sobre sistemas hídricos, distritos de riego y tecnificación de los productores para aprovechar el agua en el sureste. En fin.

Deja un comentario