Dicen que ya perdimos nuestra solidaridad, ¿Será cierto?

logo2La Yunta

Por: Oscar Zúñiga

¡Hijo e’ su! ¿Qué nos estará pasando a los mexicanos que ya se nos olvidó que siempre hemos sido solidarios entre nosotros?, ejemplos tenemos muchos, la catástrofe ocurrida en Guadalajara, Jalisco cuando estalló el drenaje en una de sus colonias por estar recibiendo una fuga de combustible de una gasolinera. Y más crueles fueron los tres sismos que han golpeado a la Ciudad de México, recordemos un poco.

En 1957 fue el primero de ellos le llamaron “el sismo del Ángel”, esto por destruir parte del Ángel de la Independencia cuyo epicentro de este sismo fue en San Marcos, Guerrero, con una magnitud de 7.8. Luego fue el de 1985 donde la catástrofe fue más cruel, pues el sismo fue de una magnitud de 8.1 y su epicentro fue en La Mira, Michoacán. Este sismo dejó a su paso cientos de muertos y los mexicanos fuimos solidarios con los habitantes de la Ciudad de México.

Pues los daños materiales fueron cuantiosos (cientos de casas y edificios completos se derrumbaron y los que quedaron en pie quedaron severamente dañados por lo que fueron derrumbados), esta vez la gente de toda nuestra República envió sus donaciones, pues mucha gente se quedo sin casa, sin sus pertenecías y muchos menos tenían que comer.

Luego, 32 años después en el año de 2017 se registró otro sismo en la Ciudad de México, este con una magnitud de 7.1, cuyo epicentro esta vez fue en Chiautla de Tapia, Puebla. El resultado de esta nueva catástrofe ya es conocido de las nuevas generaciones, pero también hubo fatales consecuencias. Ahora se preguntarán, ¿por qué tantas explicaciones?, pues bien, la respuesta es muy sencilla, y esta es porque ya perdimos por completo nuestros valores morales.

Dónde están todos aquellos mexicanos solidarios que como decía mi madre, “has el bien y no veas a quién”. Hoy ya no hay respuesta de muchos mexicanos, desgraciadamente nuestro mismo sistema político nos está haciendo que nos destruyamos entre nosotros mismos, pero aun no nos hemos dado cuenta de que los que hacemos la fuerza somos el pueblo, la clase baja, así catalogada por los políticos.

Hoy estamos viviendo una crisis por la pandemia del COVID-19, y sin embargo, hay mucha gente que no acepta que esto es cierto, que es una realidad que está viviendo todo el mundo, que los mexicanos aunque nos burlamos de la muerte, hasta ahora no somos inmunes a estas enfermedades. Y hoy es cuando debemos de estar nuevamente unidos por esta catástrofe que se avecina, y sin embargo estamos haciendo todo lo contrario.

¿Será que la solidaridad volverá hasta que estemos al borde del colapso? Hoy se ve que las redes sociales siguen siendo utilizadas por gente de políticos golondrinos que aprendieron a vivir del presupuesto, mismos que son los que están en contra de todo y a favor de nada. Por eso yo les preguntaría, ¿han visto a su Regidor de la demarcación o a su Diputado de Distrito ofreciéndoles aunque sea de lengua su ayuda?

No verdad, y sabe usted que estas dos clases de vaquetones de siete suelas les dan mensualmente cierta cantidad de dinero para que lo utilicen en gestiones para sus representados, pero hasta ahora todo ese dinero va directo a sus bolsillos, y de seguro no se han parado aunque sea para ofrecerles un kilo de jabón Roma, pero eso sí, como dicen en mi rancho, pasando la tempestad viene la calma, y  habrá muchos de estos golondrinos vaquetones que andarán queriéndose colgar el milagrito para seguir con sus aspiraciones políticas.

Pero la realidad, como Juan Pueblo debemos de estar preparados, es por ahora un mes de cuarentena, pero pasado ese mes no se sabe cuánto tiempo más será, es por eso que debemos de hacer caso a las recomendaciones de las autoridades, sino tiene a que salir a la calle, no salga. Otro ejemplo claro que tenemos es, que nuestro sistema de salud no tiene la capacidad para la atención de 1000 personas afectadas, digo mil porque es la cifra más pequeña que se me viene a la mente si tomamos en cuenta que Tepic tiene más de 320 000 habitantes.

Pero si por desgracia y por estar haciendo caso a la desinformación que se hace por las redes sociales sube esta cifra a 1500 o 2000, quién sabe entonces sí, qué pasará, y de cuantas defunciones estemos hablando, es por eso que decimos que ya se perdió la solidaridad, los mexicanos no éramos así, los malos gobiernos así nos han hecho, hoy se habla de dos compañeros comunicadores que al parecer están infectados, no lo puedo asegurar porque no he salido de mi domicilio, pero de ser cierto ellos saben que mi solidaridad está con ellos.

Por último, cuídese, cuide a su familia, esto es serio y es una realidad, acate las recomendaciones de las autoridades y estos podrá reducir en su momento la propagación de este virus.

Deja un comentario