NERVIOSA LA DERECHA PRIANISTA CON EL ENCUENTRO TRUMP-AMLO

la yuntaPor: Octavio Camelo Romero

No únicamente los de la derecha prianista están nerviosos, sino también algunos viejos socios del PRD como el gobernador de Michoacán, entran en ese estado de incertidumbre con el encuentro que el 8 de julio de 2020 tendrán en la Casa Blanca, los presidentes López Obrador y Trump.

Y es que hay un tema central como es el T-MEC que entró en vigor el 1ero de julio, pero además hay temas políticos estratégicos tanto para la lucha contra la corrupción en México como para la campaña electoral por la presidencia de EEUU. Uno de estos temas es el programa norteamericano de “Rápido y Furioso” que involucra en actos de corrupción a los expresidentes Obama y Calderón, y tras ellos a los demócratas norteamericanos y a los prianistas-perredistas mexicanos.

En torno a este asunto surgen varios cuestionamientos: ¿Por qué los gobiernos ocultaron este programa de “Rápido y Furioso? ¿Por qué las armas norteamericanas que manejó el programa estaban en manos de la delincuencia organizada? ¿Qué grado de involucramiento tenían los gobiernos de Obama y Calderón con la delincuencia organizada? etc., etc.

Este solo tema pone nervioso no solo a los prianistas-perredistas mexicanos, sino también a los demócratas norteamericanos. Y aquí está involucrado Genaro García Luna y su pandilla, además de varios miembros del gabinete calderonista, porque de por sí, es un asunto de Estado. En realidad, este es el tema que los nerviosos quisieran que el presidente López Obrador no tocara con el presidente Trump.

Si nuestro presidente no fue invitado, sino citado, no importa; lo importante es que se realizará el encuentro entre ambos mandatarios para el día 8 de julio, y el día 9 de julio estarán los tres mandatarios reunidos festejando la entrada en vigor del T-MEC. Desde luego que entre los tres constituyen el mayor mercado del mundo y México se abre a las inversiones transnacionales y al mercado mundial. El circuito de la economía de exportación crecerá con las nuevas inversiones transnacionales, pero a la vez, es la oportunidad para que empresas del circuito de economía básica se transformen en empresas exportadoras.

Hay que reconocerle al expresidente Salinas su visión para la economía de México, pero hay que reclamarle el desmantelamiento del Estado de la Revolución Mexicana y el sometimiento al neoliberalismo, que tanto daño ha hecho a la vida de los mexicanos. Hoy el presidente López Obrador retoma lo conveniente del pasado para impulsar el desarrollo, esto es, el crecimiento con distribución de la riqueza, e incorporar a las zonas geográficas atrasadas del sur-este del país, al desarrollo del capitalismo, pero, en fin, desarrollo.

A los puritanos hay que decirles que el capitalismo es la destrucción creativa, destruye para crear, demuele para construir; esa es la esencia del capitalismo, por eso seguramente la Rivera Maya en el futuro será grandiosa en relación a lo que vemos en el presente, y los lugares por donde pase el tren maya serán otros muy distintos. Tan es la destrucción creativa el capitalismo, que se destruirá así mismo para dar paso al socialismo. Así sea. En fin.

Deja un comentario