Nuestra sociedad está en ruinas

la yuntaLa Yunta

Por: Oscar Zuñiga

¡Hijo e’ su! Ni esta pandemia que estamos padeciendo nos hace recapacitar como lo que somos, seres humanos pensantes, veo que pasamos por un momento en que los nayaritas estamos divididos en lugar de estar unidos, ¿Dónde quedaron nuestros valores? Hoy como cada período de elecciones se nos olvida la hermandad que siempre ha caracterizado a los mexicanos, y tal parece que entre los nayaritas ha iniciado una lucha encarnizada en defensa del candidato de la preferencia de cada individuo.

Nadie se interesa en como se ha estado desarrollando nuestra vida social con el confinamiento que hemos estado, pero les diremos, a diario se están reportando delitos de violencia familiar, delitos de violaciones y atentados al pudor. Pero desgraciadamente a esto la gente no le hace caso, por hoy las redes sociales también ya están en campaña política, pues los políticos creen que, bombardeando en las redes sociales a la sociedad con sus mentiras, con esto ya ganarán la contienda electoral.

Pues hasta ahora, nadie ha exigido que rindan cuentas a los políticos calenturientos, por ejemplo: ¿Qué han hecho los diputados de la actual legislatura para merecer seguir viviendo del presupuesto?, hay que aclarar, salvo algunos tres de los treinta han demostrado trabajo hacia la sociedad. Pero el resto solo se ha dedicado a darse la gran vida y a engañar al pueblo con sus iniciativas, por cierto, ninguno está capacitado para hacer este tipo de iniciativas.

Como aclaración al pueblo para que se fijen bien a quién eligen, para estas iniciativas hay un grupo de asesores (abogados) que son asalariados del Congreso y ellos son los que las elaboran, y de acuerdo con toda la borregada, van escogiendo a uno para que se pare el cuello y diga que la iniciativa fue presentada por este diputado “X”, y así sucesivamente, con esto el Congreso comprueba a la Contraloría que todos los diputados trabajan, cuando ni siquiera tienen idea de su responsabilidad como legisladores, como requisito para ser diputado es, solo saber leer para que expongan su “iniciativa” que les toca.

Los nayaritas hemos tenidos decenas o tal vez cientos de diputados que ni siquiera han tenido la educación básica, y sin embargo, sí se revisa el historial, estos diputados plasmaron sus iniciativas, ¿Cómo le hicieron si no sabían ni leer? Pero esa es la gente que defienden, hoy tenemos que ni siquiera se sabe quiénes serán los candidatos y la gente ya se pelea por ellos. Y, por cierto, hay algunos que ni siquiera tienen algún merito en la sociedad para ser candidatos, y quieren gobernar al estado.

Pero ahora hagámonos otra pregunta, ¿conocen algún aspirante a una candidatura que se haya interesado por algún problema social directamente? No verdad, y más cuando se trata de invertir dinero de su bolsa, porque parase el cuello con dinero del gobierno muchos lo hacen. Pero han visto en alguna colonia a su diputado ayudando a alguna familia que tenga problemas de salud ya sea psicológico o de otro tipo de enfermedad que se acerque a ofrecerles ayuda, ¿no verdad?

Pues hoy esto es lo que se necesita, pues el problema de la economía es la base de los problemas, no se ha visto que ningún político ofrezca ayuda psicológica a los cientos fe familias que han sufrido ataques sexuales en contra de sus hijos, y digo cientos porque en lo que va del confinamiento aumentaron al trescientos por ciento estos ataques en contra de menores de edad. Pues si ven las estadísticas a diario hay mínimo dos delitos de esta naturaleza en contra de menores de edad, esa es nuestra realidad para quienes no la quieren ver como un gran problema social.

Afortunadamente el nuevo Código Penal Federal protege las identidades de la víctima, pero también protege a los agresores, pero esto nunca se ventila en redes sociales cuando menos para alertar a la sociedad, no, mejor prefieren hacerle el caldo gordo a los políticos golondrinos que nos quieren gobernar. En fin, pasadas de las elecciones escucharemos los lamentos como siempre sucede, pero el problema grave de la sociedad es este que ahora estamos viviendo y se llama COVID-19, hasta ahora causante de la desintegración familiar y también del aumento de diferentes actividades delictivas. No se les olvide, no es la política.

Deja un comentario