En el Z. Larios, dicen que la policía municipal cobraba piso a los drogadictos

Screenshot_20220801_171732

Esto era el Z. Larios hace 45 años
Esto era el Z. Larios hace 45 años

La Yunta

Por: Oscar Zúñiga

¡Hijo e’ su! Veo, y leo a diario las distintas opiniones sobre lo que se dice del mercado Z. Larios. Pero les diré una cosa, si hubo o no la señora aplastada eso la historia los juzgará, o no, Geraldine Ponce, pero, entre las preguntas más frecuentes que nos hacemos está, el ¿porqué de iniciar la demolición del mercado a las doce de la noche? Pero bueno, la ley, es la ley, y cúmplase. Mucho se ha dicho que era un refugio de malvivientes, y sí tienen mucha razón.

Pero lo que no se ha dicho es, que se dice por los propios policías, que esta corporación cobraba piso a los drogadictos para dejarlos ingerir sustancias tóxicas y alcoholizarse ahí. Pues hay que recordar, que no todos los que se anidaban ahí, vivían ahí, no, muchos eran solo huéspedes temporales, al parecer mientras se les pasaba el efecto de la droga, y esto no lo dirá el ayuntamiento, y sus voceros menos.

Es cierto que no todo el edificio estaba ocupado, eso ya no hay que investigarlo, pues todo mundo lo sabía, digo esto, porque me llamó mucho la atención de un video que vi en redes sociales donde algunos locatarios verdaderos fueron a hablar con el gobernador Navarro Quintero en su primera aparición en público después de salir del COVID, donde tuvo una reunión de trabajo con los indígenas.

Esto me causó risa, y saben por qué, pues sí lo ven con detenimiento verán una mano sujetando un legajo de papeles donde un hombre que no se ve muy bien, gritaba y gritaba: “gobernador, gobernador, mire esto, somos más de noventa los locatarios”. Ya analizando uno se pregunta, ¿y dónde se ve la ocupación de estos noventa locales abiertos y con venta al público? Pues sí estos noventa “comerciantes” hubiesen tenido sus locales trabajando, pues no hubieran demolido el Z. Larios.

Pero gracias a estos vividores, los verdaderos comerciantes que sí han trabajado su local durante décadas, y que hoy ya están viendo como le harán para mantener a sus familias, no hubieran salido afectadas. Por qué digo vividores, pues por la sencilla razón de que ahora sí, después de décadas de no trabajar su local, hoy ya reclaman que son los dueños. Mira qué a gusto, no lo dudo y algún lidercillo de la talla de, no, mejor no digo nombres, pero bueno, de esos ajustables por las causas nobles y desinteresadas, les ha de haber aconsejado, que sí peleaban habría pago por esta expropiación.

Mientras que los verdaderos afectados ahora andan preocupados por buscar un nuevo local donde trabajar, pues el ayuntamiento ni eso hizo para reubicarlos provisionalmente, tal y como lo hizo con los locatarios del Mercado Morelos cuando le hicieron la remodelación. Pero bueno, esa ya fue otra historia. Aquí lo raro es, que el redentor de las causas nobles, y nos referimos a Luis Zamora Romero, ni las narices ha asomado, ¿acaso será porque anda de vacaciones y no se ha dado cuenta?

O la otra versión, ¿Será que se dio cuenta de que no hay dinero de por medio? Vaya usted a saber querido lector, no es que estemos en contra de la modernización, no, pero sí estamos en contra del abuso cometido por el ayuntamiento comandado por Galván y a sus órdenes Geraldine Ponce. Y qué irónico, hoy están celebrando el día del comerciante.

Todo este zafarrancho se hubiera evitado con una buena comunicación de parte del ayuntamiento hacia los comerciantes que sí estaban trabajando, pero bueno, esta fue la máxima demostración de la falta de oficio político de la presidenta municipal de Tepic, Geraldine Ponce, a quien le recordamos, que sí sus piensos eran seguir en la política acaba de cavar su propia tumba. En fin.

Un comentario en “En el Z. Larios, dicen que la policía municipal cobraba piso a los drogadictos

Deja un comentario