AMENAZA DE GOLPE DE ESTADO AL PRESIDENTE LÓPEZ OBRADOR

la yuntaPor: Octavio Camelo Romero

La derecha y ultra derecha americana han conformado nuevas armas para combatir y destruir los procesos democráticos en Latinoamérica. Para tal efecto, y destituir a los Gobiernos democráticos, han creado el famoso “Golpe de Estado Blando”. Ya lo habíamos dicho en el año 2019 que la derecha mexicana y gringa pretendía darle Golpe de Estado al presidente López Obrador. Ahora queda perfectamente clara esa intención.

El “Golpe de Estado Blando” consiste en derrocar gobiernos democráticos con procedimientos políticos y jurídicos; se usan técnicas de acción política en 5 etapas. La primera etapa está constituida por el ablandamiento. Que no es más que generar matrices de opinión centradas en deficiencias reales o potenciales del gobierno, como lo han estado haciendo los intelectuales y medios de comunicación, cuyo objetivo es generar descontento, desconfianza y crítica hacia el gobierno y que, en el caso de México, hasta a ciertos intelectuales y políticos de la mal llamada izquierda mexicana, se han visto envueltos en las pretensiones de la derecha.

La segunda etapa consiste en la deslegitimación del gobierno; la derecha busca generar una fractura ético-política en el país, promoviendo el anti-comunismo e impulsando campañas mediáticas donde acusan al gobierno de totalitario, de ignorante, de pensamiento único, mientras que la derecha se presenta como defensora de la libertad, de los derechos humanos, de las Instituciones, etc. En este jueguito también han caído los pseudoizquierdistas mexicanos.

La tercera etapa es la de “calentamiento de la calle”, a través de las movilizaciones de masas, de marchas de protesta, de toma de cacetas, de infiltración de vándalos en las movilizaciones para hacer destrozos, etc.; los objetivos son provocar molestias de la población, generar protestas contra el gobierno y, desconocer a las Instituciones Públicas como medios para resolver los problemas sociales. Aquí la derecha se presenta como salvadora del descontento, La mal llamada izquierda mexicana cae en este garlito.

La cuarta etapa es la combinación de diversas formas de lucha, marchas, plantones, tomas de instalaciones de Instituciones emblemáticas con el fin de generar la Ingobernabilidad y el clima para la represión; al mismo tiempo se sueltan las campañas de desmoralización de las fuerzas de seguridad y del orden.

La quinta y última etapa es la fractura institucional, sobre la base de acciones de calle, de toma de Instituciones, de plantones en el Sócalo, de pronunciamientos en contra del gobierno de organismos y organizaciones de la derecha mexicana y gringa, y donde se pide la renuncia del presidente, en este caso, del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Y aquí nuevamente la izquierda miope le da la razón a la derecha golpista.

En caso de fracasar, se organiza la resistencia civil, se mantiene la presión de calle, se preparan las condiciones para la intervención armada nacional y extranjera y se provoca una guerra civil prolongada para justificar el exterminio de las fuerzas democráticas. Al mismo tiempo se busca el apoyo de los países donde está gobernado la derecha y ultra-derecha, Más claro ni el agua. En fin.

Deja un comentario