ELEVANDO SALARIOS AMLO REACTIVARÁ LA ECONOMÍA NACIONAL

logoPor Octavio Camelo Romero

No hay que ser un genio para saber que si la gente cuenta con dinero, compra los bienes y servicios requeridos para satisfacer sus necesidades, y si esto sucede, se vacían los inventarios y crece la demanda productiva, esto es, la producción de bienes y servicios. Esta es la justificación de por qué Andrés Manuel López Obrador está planteando el incremento a los salarios como una de las estrategias para reactivar la economía nacional. Se trata de fortalecer el mercado interno.

Empero, ¿Qué significa fortalecer tal mercado? Fortalecer el “mercado interno” significa que se incremente cualitativa y cuantitativamente, tanto la capacidad de compra de las familias mexicanas como el consumo mismo de bienes y servicios.

Se trata que los consumidores puedan comprar más cantidad de lo que antes consumían, e integren a su canasta básica nuevos  bienes y servicios antes no consumidos. También se pretende aumentar el número de consumidores. Y en ese sentido AMLO pretende orientar las políticas públicas y las acciones de su gobierno. Para empezar, con los ahorros del combate al dispendio y a la corrupción, pretende duplicarle el sueldo a la burocracia y a los profesores.

Por otra parte, no debe restringir el gasto público porque las restricciones al gasto público o los recortes presupuestarios van en contra de tal fortalecimiento, pues de manera directa el gobierno deja de consumir y, con los despidos, de manera indirecta contrae el mercado al arrojar a muchas personas al desempleo o, en el mejor de los casos, a la economía informal, y con ello se alienta el no consumo o la disminución del mismo.

Lo lamentable para el capitalismo mexicano es que con la contracción del mercado interno y con las limitaciones impuestas a las exportaciones mexicanas por parte del presidente de Estados Unidos Donald Trump, las inversiones en el país dejarán de fluir porque se ha perdido uno de los principales atractivos, esto es, el mercado norteamericano.

La única salida a tal contradicción es restablecer las “buenas relaciones” con el comercio de USA o, en su defecto, conquistar otros mercados, bien sean estos latinoamericanos o europeos, porque competir con los chinos “está en chino”.

Un factor detonante tanto para el fortalecimiento del “mercado interno” como para la participación en el mercado mundial, bajo el supuesto del incremento de los salarios de los trabajadores mexicanos, es el relacionado con el financiamiento y desarrollo de la ciencia y de la tecnología, así como su aplicación a los procesos productivos y circulatorios de los bienes y servicios creados en México.

El desarrollo de las fuerzas productivas materiales y sociales se traduce necesariamente en un incremento de la producción y de la productividad; en una misma unidad de tiempo se produce más cantidad de bienes lo que equivale a que cuesta más barato producir cada pieza.

Para evitar las desigualdades tan marcadas en la distribución de la ganancia  social, esto es, la obtención de la ganancia extraordinaria de los capitales fuertes, se requiere que se popularice entre los empresarios la adquisición y el uso de los avances científico-tecnológicos.

Por eso Andrés Manuel requirió a los banqueros la ampliación de sus servicios a todo el país y el otorgamiento de créditos a los pequeños y medianos empresarios. En fin.

Deja un comentario