PRAGMATISMO A FAVOR DEL MERCADO EN EL GOBIERNO DE AMLO

logoPor Octavio Camelo Romero

La  firma financiera Standard and Poor’s Global Ratings, S&P, consideró que el pragmatismo es una de las características que tendrá el nuevo gobierno. “La nueva administración, expresó, probablemente fortalezca el papel del Estado en temas económicos, pero sin llevar a cabo un cambio sustancial hacia políticas antimercado o populistas”…

 “Esperamos que la política fiscal siga siendo cautelosa y que evite grandes desequilibrios”, así como, la continuidad en las políticas monetaria y cambiaria, la primera es responsabilidad del Banco de México y la segunda del propio banco central y de la Secretaría de Hacienda.

Para entendernos mejor, descifremos este mensaje: en primer lugar, todo lo que vaya en contra del mercado es populismo. En otras palabras, el “no-populismo” es todo lo que está a favor del mercado. Y en el capitalismo todo va al mercado. Por eso, desde esta perspectiva, en el capitalismo no cabe el populismo.  Esa es la razón por la cual los chinos y los rusos no son populistas.

Sin embargo, el Estado del capitalismo contemporáneo fue debilitado al exigirle retirarse de la esfera económica, de su patrimonio económica para reducirse a su función formal. Más no obstante, cuando se han agudizado las contradicciones sociales que representan una amenaza para el sistema, se permite al Estado recuperar algunos de los aspectos económicos siempre y cuando ellos no pongan en riesgo al mercado.

De allí que AMLO tenga autorización para fortalecer al Estado Mexicano en algunos de sus aspectos económicos. Y el actuar, teniendo como norma al capitalismo con su mercado, es a lo que le llaman “pragmático”. Por lo tanto, el gobierno de AMLO según S&P tendrá como norma de conducta al capitalismo con su mercado, esto es, será pragmático.

Es innegable que con la nueva administración federal se modificará el entorno de negocios en México, habrá “un punto de inflexión político y económico que podría trazar la dirección que tomará el país en la siguiente década”.

Las empresas mexicanas tendrán que ser más flexibles para ajustarse a la nueva política económica, no obstante que estarán expuestas a otros riesgos domésticos e internacionales. “El pragmatismo” es importante para sostener el crecimiento económico capitalista y acrecentar los vínculos económicos de México con Estados Unidos.

Andrés Manuel López Obrador buscan aumentar la inversión en obra pública e infraestructura, así como un mayor desarrollo del sector de la vivienda; incrementar el ingreso familiar que estimule el consumo privado; afrontar la corrupción, fortalecer el marco legal, y abordar los problemas de seguridad pública en el país.

La baja inversión del sector público en infraestructura han limitado las expectativas de crecimiento a largo plazo del país. El gasto del sector público en capital físico, sin considerar el gasto de Petróleos Mexicanos, ha sido menor al 3 por ciento del producto interno bruto (PIB). Por eso México está rezagado en infraestructura en relación a sus socios comerciales.

Este rubro es clave para fomentar el crecimiento y mejorar la competitividad. Necesariamente se tiene que invertir en infraestructura. Con la sobreacumulación transnacional existen grandes capitales ociosos dispuestos a invertir en infraestructura.

El gobierno de AMLO, con el pragmatismo anunciado por S&P, seguramente atraerá a esos capitales transnacionales y, con ello, el país entrará en una dinámica de crecimiento más no necesariamente de bienestar social. En fin.

Deja un comentario