CON CFE SALE LA PODREDUMBRE DEL SISTEMA POLÍTICO PRIANISTA

la yuntaPor: Octavio Camelo Romero

El neoliberalismo es una política opuesta a la propiedad colectiva, tanto de forma directa como de forma indirecta, a través de los Estados. Por eso es que en esencia es opuesto al Socialismo, ya no digamos al Comunismo, y a la propiedad de los Estados-Benefactores.

Empero, el neoliberalismo es así mismo, un engendro del imperialismo de la segunda mitad del siglo XX que, por medio de la corrupción de la burocracia política, se apoderó de las empresas estatales y paraestatales. Sin embargo, estos mecanismos corruptos no solo los utilizó en el pasado, sino los sigue utilizando en el presente.

En México los utilizó desde Miguel de la Madrid hasta Enrique Peña Nieto pasando por Vicente Fox y Felipe Calderón, y en la actualidad utiliza la corrupción para a través de funcionarios del Estado Mexicano y de los organismos empresariales, enfrentar las políticas-anticorrupción del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Esa es el motivo por el cual algunas fuerzas políticas corruptas se oponen a la iniciativa presidencial del rescate de CFE y PEMEX y de la nacionalización del Litio. Los gobiernos neoliberales mexicanos corrompidos hasta el tuétano, nos estuvieron engañando diciendo que las empresas extranjeras habían traído dólares para invertir, y hoy sabemos que los “proyectos privados” fueron financiados con banca de desarrollo.

Así lo dio a conocer Manuel Bartlett Díaz, director general de CFE quien aseveró que los proyectos de generación de energía no se trataron de inversiones que llegaron a México, sino que fueron financiados por la banca de desarrollo del país, por las afores y también la banca comercial para desplazar a la Comisión Federal de Electricidad, CFE. Dijo que la reforma eléctrica impulsada en el sexenio de Enrique Peña Nieto está llena de “marrullerías”, pues el objetivo era desaparecer a la empresa estatal.

El Banco Nacional de Comercio Exterior, Bancomext, aportó el 33 por ciento de los montos para financiar 64 proyectos en el sector eléctrico. Nacional Financiera, NAFINSA, destinó 50 por ciento y Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos, Banobras, el 37 por ciento del financiamiento.

Queda claro que el financiamiento de las empresas que llegaron a desplazar a la CFE y que se constituyeron en verdaderos monopolios privados, fue pagado por la banca de desarrollo, no hubo inversión privada. Y, además, usaron el dinero de las Afores para financiar a estas empresas.

Entonces cuando se habla de que no va a venir el capital extranjero, pues hay que decirles que nunca ha venido, porque el capital mexicano estuvo muy presente en esos proyectos. Manuel Bartlett Díaz, director general de CFE, subrayó que las empresas privadas generan el 62 por ciento de la energía en el país, pero sólo bajo las figuras de productores independiente de energía (PIE) y autoabasto.

Apuntó que las sociedades de autoabasto son monopolios privados, pero también ilegales porque dicen tener “socios”, pero les facturan y cobran como clientes. También señaló a la española Iberdrola y a la italiana Enel como firmas que hacen “trampas” en el autoabasto al tener socios con “un dólar”. En fin.

Deja un comentario